Águila Roja

‘Águila Roja’ despide su séptima temporada y avanza las tramas de la 8ª temporada


‘Águila Roja’ despidió ayer su séptima temporada con 2.503.000 espectadores y 13,5%. Un dato que dista mucho de las audiencias que cosechaba hace unas temporadas. Esa bajada de audiencia se debe a múltiples factores que ya os explicamos hace unas semanas.

Después del capítulo de ayer, aún nos queda una larga sequía hasta el regreso de ‘Águila Roja’ con su octava temporada. Nos queda la esperanza de que esos nuevos capítulos puedan remontar los datos de audiencia que han cosechado en esta última temporada, y que nos esperen en ellos grandes novedades.

Antes de hablar de las tramas que nos esperan, podemos reseñar brevemente lo que ha sido esta séptima temporada. El principal avance de la sexta y la séptima temporada es el hecho de que Hernán sabe que Gonzalo es su hermano. Se trata del primer avance en la trama orígenes, y en el que se ha recuperado un poco la interacción entre Gonzalo y Hernán, perdida en temporadas anteriores. Aún se necesitaría que interactuarán más, e incluso que avanzasen en la investigación de los orígenes y saliera a la luz de nuevo el tema de la hermana (¿es Irene definitivamente la hermana de Hernán y Gonzalo o los guionistas nos sorprenderán con un nuevo giro de tuerca?).

Otro punto de interés es el personaje de Margarita. Esta temporada trató de evadirse de todos los problemas que la rodeaban y dejar de sufrir queriendo tomar los hábitos. Ahí entra en acción monseñor Adrián, un personaje que se ha enfrentado al cardenal, y al que Margarita ha tratado de ayudar y que, en determinados momentos, también la ha escuchado y ayudado a ella. Eso ha despertado los celos de Gonzalo, que teme perder a la mujer de su vida. A pesar de sus intentos por convencer a Margarita de que no tome los hábitos, Gonzalo se reencontró ayer con su pasado más doloroso: Cristina.

Al reencontrarse con una mujer que se parece a Cristina, Gonzalo vuelve a revivir todos sus recuerdos, vuelve a rememorar una etapa feliz junto a ella. Es incapaz de pasar página, a pesar de darse cuenta que esa mujer no es Cristina, que Cristina está muerta y no va a volver. En medio de esa vorágine de sentimientos, reaparece Margarita. Y es cuando Gonzalo, sin quererlo, vuelve a lastimarla al no querer escucharla. De esa forma no sólo volvió a herir a Margarita sino, en cierta forma, a todos los que queremos que ella sea feliz. Cuando finalmente Gonzalo reacciona y va a buscar a Margarita, no la encuentra en el convento porque, en el último momento, ha decidido no tomar los hábitos ¿Dónde está Margarita? Tendremos que esperar a la próxima temporada para saberlo.

Otro foco de interés en este capítulo ha estado centrado en la pareja Gonzalo-Lucrecia. A pesar de sus idas y venidas, de sus te quiero y te odio… la historia de estos dos nunca defrauda, sobre todo, en los finales de temporada. Al ver en peligro a la mujer que ama, Hernán remueve cielo y tierra para ayudarla. En el fondo, ninguno de los dos puede vivir el uno sin el otro. Lucrecia necesita tener cerca a Hernán porque le necesita, lo ama aunque le cueste reconocerlo. Y a Hernán le pasa igual: Lucrecia y Nuño son las dos personas a las que más quiere.

Y en la próxima temporada

Siempre que acaba una temporada, los espectadores esperan con ansia los avances de la siguiente. En este caso, la  nueva temporada nos va a deparar un nuevo viaje para Gonzalo y Satur, que aterrizarán en el antiguo Egipto. A buen seguro, Satur conseguirá arrancarnos alguna sonrisa con alguna de sus geniales ocurrencias. También se vislumbra algún avance en la historia de Gonzalo y Margarita ¿Habrá llegado el momento de que puedan estar juntos de nuevo o será sólo un pequeño caramelo a la espera de una nueva separación?. Además, en esta nueva temporada, llegan Carmen Maura y Eusebio poncela, para enmarañar aún más la complicada vida de los habitantes de la villa y de palacio.