Águila Roja

Errores y aciertos de los primeros capítulos de la 9ª temporada de ‘Águila Roja’


Este verano TVE ha emitido 6 de los 13 capítulos que componen la 9ª y última temporada de ‘Águila Roja‘. Una temporada que se presentaba apoteósica, pero que no ha empezado con muy buen pie.

¿Cuáles han sido las tramas más destacadas de esta primera tanda que marca el inicio del final de una de las series más emblemáticas de una de las ficciones más queridas de TVE?

1. Destacamos la trama orígenes

Gonzalo, tras la huida de Margarita, se muestra hundido y sobrepasado por las circunstancias y retoma la investigación de sus orígenes. El problema de haber retomado esta trama, que había quedado en stand by desde la 5ª  temporada, es que muchos espectadores no recuerdan lo que había pasado anteriormente. Y para enredar más la mazorca, la trama ha ido avanzando a trompicones, sin apenas desarrollo previo.

Y lo que es peor, la muerte de Irene, la considerada hasta la fecha como hermana del héroe y una de las claves de la trama origen, ha pasado sin mucha trascendencia en la serie. ¿Alguien entiende que Gonzalo no se cuestione, ni indague sobre el cardenal? ¿Alguien entiende por qué no se pregunta cómo llegó su hermana a manos del cardenal? Nada de esto ha pasado, y el personaje de Irene parece que haya pasado sin pena ni gloria por la serie, a no ser que su importancia se centre en su historia de amor con Martín y con Nuño.

Frecuentes errores de desarrollo

Además, en esta trama los grandes descubrimientos, no están llegando por indagaciones del héroe sino que se deben a una concatenación de afortunados hallazgos o más bien a la suerte. ¿Dónde ha quedado el héroe que no paraba de indagar y de querer saber la verdad?

También la venganza se está desarrollando de forma lenta debido a que otras tramas han cobrado importancia en detrimento de un mayor desarrollo y profundidad de la trama orígenes.

2. El desarrollo de Gonzalo

El personaje ha estado varios capítulos irreconocibles. No se entiende que viaje a Sevilla para olvidar a Margarita, siendo Sevilla la ciudad en la que su adorada enamorada vivió durante el tiempo que estuvieron separados. ¿No sería más lógico que fuera allí buscando noticias de su desaparición?

Tampoco se entiende su relación con Lucrecia. En vez de despreciarla y rechazarla por haber contado a Margarita lo que pasó, la sigue tratando con respeto. Y aún tiene menos sentido que se cree en uno de los capítulos de esta temporada una trama en la que se habla del vínculo afectivo que hubo entre ellos en el pasado. Y no se entiende que se prive al espectador de ver el momento en que Gonzalo rechaza a Lucrecia, y ésta decide casarse con Hernán.

3. La trama hermanos, desaprovechada

Otra trama un tanto desaprovechada. Hemos pasado de ver cómo Hernán crecía como personaje tratando de recuperar el cariño de su hermano, a ver cómo lo desprecia y quiere matarlo, e incluso llegando a usar a Alonso para salirse con la suya. Es absurdo que esto suceda cuando el comisario tenía constancia desde la primera temporada que Lucrecia estaba enamorada de Gonzalo. ¿Se le ha pasado tan rápido el amor fraternal por el amor u obsesión por una mujer que lleva despreciándolo toda la vida?

¿Dónde han quedado los matices y claros oscuros que caracterizaban al personaje de Hernán? Lo más lógico, al menos desde mi punto de vista, hubiera sido que los dos hermanos se ayudaran, y que Hernán siguiera luchando por recuperar a su hermano pequeño y se hubiera alejando cada vez más de Lucrecia.

4. El desarrollo de Hernán

Esta temporada junto a Gonzalo, Hernán ha sido el personaje que más tumbos ha dado a lo largo de estos 6 capítulos. ¿Dónde ha quedado el comisario que era capaz de amar y odiar de una manera pasional? ¿Qué era capaz de hacer mal pero que al mismo tiempo era tierno con los suyos? ¿Dónde quedó la cordura del personaje?

Esta temporada Hernán se ha convertido en una caricatura del gran personaje que fue durante temporadas anteriores. La interpretación de Francis Lorenzo ha sido lo más destacable de una trama que no hay por donde cogerla. ¿Tanto le ha afectado al comisario saber que es hijo del rey que ha perdido la cabeza? ¿Dónde ha quedado aquel amor que sentía por Lucrecia?

Ahora sólo disfruta haciendo daño a su paso, torturando a la que fue su gran amor. Se ha convertido en un ser despreciable, dejando de lado esos claros oscuros, esos matices que tan grande hicieron a Hernán. Y ha surgido una duda en torno al personaje de Hernán ¿sabe que mató a su propia madre por encargo del cardenal y el rey?

Es una de las tramas, que en caso de haberse desarrollado, podrían haber desencadenado accesos de locura en Hernán o tal vez, hubieran mostrado a un Hernán dolido consigo mismo por haber acabado con la vida de la mujer que le dio la vida. Pero de momento, esta trama se mantiene aparcada en favor de desarrollar a un Hernán con aires de grandeza y medio enloquecido.

5. El desarrollo de Lucrecia, que se ha convertido en una caricatura de sí misma

Lucrecia es otro personaje que se ha convertido en una caricatura de lo que en su día fue. No sólo se han cargado a uno de los mejores personajes que habían desarrollado a lo largo de la serie, sino también una de las parejas con más químicas que tenía la serie: el dark side.

Lucrecia ahora ha perdido su inteligencia, su toque de ironía, y ha quedado como una mujer obsesionada con el amor de Gonzalo, y además su trama ocupa demasiados minutos en pantalla, siendo casi la gran protagonista de los capítulos y habiéndose convertido en el centro de dolor de todos los que la rodea.

Además, para más inri, los guionistas se han sacado de la manga un pasado común entre Gonzalo y ella tiempo atrás. Cuando hasta ese momento, Gonzalo sólo había sido para ella alguien inalcanzable.

Y aún es más incomprensible que tras tantas tropelías que ha cometido: sus comentarios tras la muerte de Catalina, las humillaciones a las que sometió a Catalina y Margarita, los guionistas pretendan que aceptemos que la marquesa es un ejemplo para todas las mujeres de la villa. Cuando deberían temerla por sus acciones, y por su mal carácter.

Y no puede ser tan poco un ejemplo para la gente del pueblo porque fue capaz de sacrificar su libertad por pura ambición: ser reina. No le importó carsarse con alguien, que sabía que la despreciaba -Hernán desde un principio le dijo lo que le esperaba si se casaba con él- y que iba a convertir su vida en un infierno. ¿Eso la convierte en un ejemplo para el resto?

6. El mal desarrollo de los primeros capítulos

El mal desarrollo de los primeros capítulos, en los que parecía que las escenas y las tramas se sucedían sin un nexo común, como si no hubiera un hilo de desarrollo.

7. La desaparición de Sátur

La ausencia de Sátur en varios capítulos de esta 9 temporada ha dejado a la serie sin parte de su esencia. Se perdió ese personaje tierno y emotivo, que era capaz de arrancar al espectador una sonrisa con un solo comentario. Se hacía muy raro ver a Gonzalo sin su fiel escudero. El regreso de Sátur devolvió esa esencia a la serie y ese punto de ternura que es absolutamente indispensable.

8. El personaje de Malasangre

El gran acierto de esta novena y, también de la octava temporada, tiene el nombre de Eusebio Poncela. Los guionistas han creado un personaje perfecto: enigmático, suficiente y capaz de regalarnos magníficas escenas con el cardenal -su gran enemigo- y con Gonzalo. Es un personaje que debería salir más e interactuar más y con más personajes. Es una bocanada de aire fresco en la serie.

9. La trama de La Deleitosa, que contrasta con la desarrollada con Estuarda

La trama de La Deleitosa y el personaje de Anäis. La trama de la prostitución ya se trató en temporadas anteriores con el personaje de Estuarda. Y en mi opinión mucho mejor que en esta temporada de Águila Roja, donde la prostitución es tratada de una forma frívola, que para nada refleja la dureza y el dolor que entraña ese mundo.

Fue mucho más fiel y maravillosamente reflejado todo lo que supone dedicarse a la prostitución con el personaje de Estuarda, que sufrió hasta la temida marginación social. ¿Dónde ha quedado el dolor, la marginación de todo aquel que ejerce esta temida profesión? En el caso de La Deleitosa la imagen que se ha transmitido es una imagen estereotipada, que no corresponde con la dura realidad.

Y en el caso de Anäis, su relación con Gonzalo se ha desarrollado a prisa y corriendo, como si necesitasen un personaje femenino fuerte para contrarrestar la ausencia de Catalina y de Margarita en estos capítulos. tampoco se entiende la relación que se ha ido fraguando con Gonzalo.

Su trama recuerda un poco a la de temporadas anteriores con la pirata. Y es ahí donde radica el problema: a la última temporada no le pido personajes nuevos, le pido seguir disfrutando de los personajes con los que llevo disfrutando nueve temporadas, le pido más minutos para los personajes habituales y no tanto para  personajes nuevos con los que no existe hilo afectivo.

10. La trama de los pescaderos

Una trama mal hilvanada, que parecía destinada a llenar el hueco que dejó Sátur cuando abandonó temporalmente la serie. Pero se trata de unos personajes que ni tienen el encanto de Sátur y que tampoco tienen una pizca de gracia. ¿Cómo es posible que Lucrecia no se los haya quitado aún de encima?.

Espero que en los próximos capítulos consigan superarse y sobre todo que no metan tanto relleno de cara al final de serie y que se despida por todo lo alto. El héroe de TVE merece despedirse por todo lo alto.

Comenta y reacciona más abajo, ¡queremos saber qué te ha parecido!